Aprendiendo a confiar en ti mismo

Contribución de Andrew Love

Un importante aspecto en el desarrollo de la integridad, es el proceso de reconstruir la fe y la confianza en uno mismo. Cuando estás fuera de la integridad, cuando no puedes mantener tus promesas, cuando no puedes cumplir con tu palabra – es muy fácil empezar a sentirse cada vez más pequeño y perder el poder que una vez tuvimos. 

Entonces, para revertir el proceso, necesitamos restablecer nuestro propio sentido del valor, a través de ir elevando nuestra habilidad de cumplir promesas, con las que nos comprometemos dentro de nuestras mentes y corazones. Para alguno de ustedes, esto puede sonar como una tarea fácil. Y para otros, puede parecer imposible. Pero les garantizo que este enfoque es fundamental para llegar al éxito, en tu integridad sexual y vida en general a largo plazo. 

Aquí, el porque. 

Tu palabra tiene un valor y ese valor es determinado por tu habilidad de cumplir con lo que dijiste. 

Cuando aplicas esto en tus relaciones con otros, puedes comenzar a través de preguntarle a tu familia y amigos si ellos sinceramente te creen, cuando les dices que vas a empezar a hacer algo. 

Cuando sos un hombre o una mujer de palabra, lo que dices cae más profundamente en la mente de otros y toman lo que dices de corazón. Pero si tienes el hábito de prometer demasiado y hacer poco, entonces encontrarás que pocas personas sean capaces de realmente creer en ti profundamente. 

Cuando aplicamos esto a nosotros mismos, es aún más cierto, porque nosotros mismos somos nuestro crítico más duro, sin fallar. Entonces si alguna vez hemos fallado en despertarnos cuando nuestra alarma suena, entonces la próxima vez que  pongamos la alarma temprano en la mañana, profundamente en nuestra mente subconsciente no tenemos mucha fe de que seas capaz de cumplir el resultado deseado. 

Si realmente reflexionamos sobre el tema, seremos capaces de ver las áreas de nuestra vida donde no hemos sido capaces de mantener nuestra palabra. Esto puede incluir la salud física e ir al gimnasio, puede ser sobre nuestro bienestar espiritual a través de cuanto hemos estado orando y leyendo la palabras sagradas, y cuidando de nuestro espíritu. 

Con respecto a la integridad sexual, es increíblemente evidente cuando te despiertas y decides “no voy a mirar pornografía” pero, sin embargo, de alguna manera terminas frente a tu computadora o teléfono, mirando lo que justamente prometiste que no tocarías. 

Entonces si tu meta final es la integridad sexual, puede ser que sea una hazaña demasiado pesada para lograrlo de inmediato. Una estrategia mejor es aumentar los niveles de integridad que puedas establecer dentro de tu propio corazón, mente y acciones y comenzar a expandirte desde ahí. 

Cosas pequeñas como a qué horas te vas a dormir, a qué hora te despiertas, cómo vas a dormir, cómo te despiertas, qué comida comes, el tipo de conversaciones que tienes, a donde tus ojos te llevan… todas estas cosas suman en la experiencia general sobre ti mismo y la vida. 

Así que permite que esto sea un desafío para ti. Deja que estas palabras demuestren tu determinación de tomarte la vida más en serio. Desafíate a ti mismo para descubrir qué áreas de tu vida te está faltando integridad y como aumentarlas poco a poco.  

Esta es el mejor inversión que puedes hacer porque ya sea que estés buscando relaciones serias, o quieras avanzar en tu carrera, o te gustaría ser más saludable, o estar en mejor forma – todo esto depende de tu habilidad de ejecutar las promesas que declaras a través de tus palabras. 

Tu palabra es tu conexión con tu futuro. 

Desarrolla la capacidad de cumplir con tu palabra y tendrás garantizado que crecerás como una persona cuyas palabras tienen valor para ti mismo y para otros. 

7 de Septiembre de 2019

Related Articles

Responses