Coraje

Este artículo es parte de una serie de cinco partes de los valores de High Noon:

Honestidad
Gracia
Integridad
Accountability (Responsabilidad)
Coraje


Contribución de Andrew Love 

El coraje a menudo se entiende solo unidimensionalmente.

El coraje se representa en las películas como una persona fuerte y grande que se enfrenta el malvado dragón y lo mata, para que el reino del que proviene pueda ser libre. 

El coraje se visto como un gesto audaz, hecho por alguien que actúa de manera y concisa. Es gracias a este tipo de películas e imágenes donde los héroes nos salvan que nuestro subconsciente tiende a reservar el coraje para ciertas ocasiones especiales. 

¿Pero qué tiene que ver con nuestras vidas diarias? 

Con este tipo de perspectiva blanco o negra sobre el coraje, nuestras vidas parecen ser mundanas e insignificantes y todo el heroísmo es exteriorizado en alguien fuera de nosotros. 

¿Qué pasaría si empezamos a ver el coraje como un músculo que se desarrolla o se atrofia? 

¿No lo haría eso ser más alcanzable? En virtud a cambiar esta línea de pensamiento, eliminamos el coraje del reino de algo que “Es” a algo que se “Tiene”. Esto automáticamente causa que el coraje sea más accesible e inclusive para cualquiera. 

Si tuviésemos que comparar el estado físico con coraje, entonces podremos decir que no nacemos en buena forma o no, sino que realizas actividades para mejorar tu estado físico o no. Como todos sabemos, para tener un buen estado físico no podemos realizar un acto de fuerza solo una vez al año; sino que lo contrario, es la suma de muchas pequeñas decisiones que hacemos a diario, ¿comiste la comida correcta?, ¿hiciste tus ejercicios diarios?, ¿hicistes tus estiramientos? Estas decisiones minuto a minuto suman para una vida saludable o por lo contrario.  

Entonces sigamos la misma lógica para el coraje: es un estilo de vida, en vez de un acto periódico de fuerza. 

Porque incluso si muchas oportunidades tocan la puerta para que nosotros podamos actuar con coraje, son todos los actos pequeños de coraje los que nos llevan a poder aprovechar las grandes oportunidades o por lo contrario; evitar la confrontación. 

El uso del coraje en el día a día suma para una vida de coraje. Por el contrario, actos constantes de evitación nos lleva a hábitos y un estilo de vida de evasión.

Considere la cantidad de pequeños momentos durante nuestro día que pueden ser vistos como pruebas u oportunidades para ejercitar nuestro músculo del coraje. Depende de tu compromiso con el coraje. 

Por ejemplo, cuando vemos a alguien pidiendo dinero en las calles, la reacción normal es ignorar a la persona. No sabemos como lidiar el ser testigos del sufrimiento de otro ser humano en frente de nuestros ojos. Podemos darle dinero o podemos justificar no darles nada. Pero cuanto más personas vemos pidiendo dinero, menos nos sentimos capaces de reconocerlos a todos.  

¿Qué será un acto de coraje en esta situación? 

En general, incluso el simple acto de hacer contacto visual con extraños es algo de lo que huimos. Esto es precisamente la razón por la cual los humanos de estos días acuden a ambientes sociales como transporte público, elevadores e incluso restaurantes con sus celulares en caso que tengan que estar solos unos pocos minutos. Preferimos evadir hacer contacto visual con personas reales y conectarnos con algo familiar, algo que podamos controlar, como nuestros teléfonos. 

Son los actos menores de coraje que realmente define nuestro carácter y últimamente define nuestro destino. Cuando actuamos alineados a un cierto compromiso con ciertos comportamientos, virtudes, metas, nuestro destino se hace cristalino. Cuando nuestro destino se hace claro, se establece el escenario y se crean las reglas. Los deportes no son tan divertidos sin reglas – tratá de jugar tenis con un niño pequeño y vas a entender este punto. Cuando realmente deseas hacer algo, siempre va a haber alguna barrera para conseguirlo o conservarlo. 

Eso es lo que está en juego. 

Cuando tu resolución está siendo desafiada, vas a descubrir cuanto realmente te importan tus metas. Si eres absoluto en tus deseos, será solamente actos de continuo valor los que te van a mantener moviendote adelante.  

Con integridad sexual, el coraje es decidir como quieres vivir en el área de la sexualidad y hacer lo que sea para vivir de acuerdo a esos estándares. 

Requiere coraje admitir que tienes preguntas sobre sexualidad. 

Requiere coraje expresar claramente la manera en la que nos gustaría vivir en relación a nuestra sexualidad.  

Se requiere coraje para pedir ayuda a amigos y familia.  

Requiere coraje confesar a tus amados que no estás viviendo bajo tus estándares.  

En cambio, justificación es lo contrario a coraje.

La vergüenza es el enemigo del amor.

Ocultar es lo opuesto a ser libre. 

Coraje es nuestra puerta para realizar nuestros ideales más altos. High Noon ha sido expuesto a muchas personas corajosas que puede que no se parezcan como superhéroes, pero son mucho más valientes que cualquiera que ha aparecido en los libros de cómic o en cuentos de hadas. 

Estas personas están matando a sus dragones internos, del tipo que respira odio a sí mismo en lugar de fuego. Ellos están decidiendo compartir abiertamente con su familia y comunidades. Eligen una vida de honestidad en vez de una vida que oculta. 

Cuanto más evaden decirle a las personas sobre quien realmente eres, más estarán atrapados en un lugar de miedo, ansiedad y duda. No hay acceso a tu verdadero poder en ese lugar. 

Coraje significa enfrentar a las sombras de tu vida, los secretos, la oscuridad, los errores, los miedos, las dudas que tengas sobre ti mismo o sobre tu fe, el dolor que has causado a ti mismo o a otros, la falta de conexión con el Padre Celestial.

Enfrentar todo eso y decir: “He cometido estos errores, pero soy mejor que esto.”

Es buscar algo mejor, una mejora y un nuevo comienzo. 

Se requiere coraje el mirarte a ti mismo honestamente. 

Se requiere coraje para evaluar tu vida. 

Se requiere coraje tener una conversación contigo mismo, sobre como te está yendo con ese tema. 

Se requiere coraje para admitir tus errores a otra persona. Se requiere un gran coraje el ser abierto y honesto con personas reales.

Y se requiere un gran coraje buscar un camino sincero, para restaurar tus errores.

Entonces, cuanto más hagamos el hábito de buscar honestidad en nosotros mismos, ser honestos con otros, más corajosos será nuestra configuración predeterminada y más fácil será vivir con coraje. 

Para desarrollar el músculo del coraje hay que hacer lo que se siente correcto todo el tiempo, en cualquier circunstancia. Eso significa enfrentar la injusticia y defender a otros, o a ti mismo. También significa tener el coraje de admitir cuando estás equivocado. 

Cuando has hecho un error en nuestro mundo moderno, es muy fácil justificar nuestra razón y muy difícil tomar responsabilidad completa. 

Esto es porque coraje es una virtud que no es tan celebrada como lo era antes. Pero en verdad, no puede haber verdadera alegría sin coraje. 

Tu estás forzado a constantemente justificar y racionalizar sin coraje. Sin coraje vas a perder miles de oportunidades de experimentar integridad y satisfacción contigo mismo, con otros y con Dios. 

Cuando desarrollamos el músculo del coraje, facilitamos un camino para que nuestros corazones experimenten el reinado de la libertad y para que Dios trabaje poderosamente a través de nosotros. 

 

25 de Octubre de 2019

Related Articles

Responses