El Pantano

Contribución de Andrew Love

Hay un lugar donde, a menudo nos encontramos. Es un lugar horrible, que no le desearíamos ni a nuestros peores enemigos, y sin embargo nos castigamos a nosotros mismo allí diariamente.

Este no es un lugar que podamos ver, solo sentir. Pero, oh muchacho, si se SIENTE real.

Estoy hablando de un infierno especial que nosotros creamos para nosotros mismos, cuando permitimos a nuestras mentes tomar las riendas. Justo como guiar un animal dentro de una trampa, nos guiamos paso por paso mental hacia el pantano de nuestra alma, con cada decisión inconsciente que hacemos, al enfocarnos en emociones negativas. 

Sin ser controladas, nuestras mentes actúan como un niño rodeado de mucha comida chatarra, completamente incapaz de controlarse a sí mismo y complaciéndose, hasta que el tormento de su falta de disciplina, se haga dolorosamente presente.

Tan fácilmente, nuestras mentes son engañadas. Tan fácilmente, engañamos a nuestros corazones. Sin embargo, el alma siempre paga el precio. 

Cuándo fue la última vez que dijiste:

“Juro que esta es la última vez que voy a..” (llena el espacio)

O

“Voy a…” (hacer ejercicio, dejar de ver porno, orar más, etc)

O etc, etc, etc, etc.

Cuando nos dirigimos en contra de los deseos del alma, comenzamos a caminar en la dirección opuesta a nuestro destino, lo que a la vez, causa la coexistencia con la miseria. 

La pornografía es una de las herramientas más comunes, para ayudar a escapar tal dolor, en nuestra mundo moderno.

Debido a su accesibilidad y el poder puro de la respuesta neuroquímica, el porno le ofrece a tus sentidos, un estímulo inmediato y llamativo, que puede engañar a tu cerebro para que crea que estás haciendo algo importante, y tú corazón, rápidamente sigue su ejemplo. Así es como una persona puede fácilmente, volverse envuelto por completo por su experiencia con el porno. El tiempo se evapora, y antes de que te des cuenta, habrás perdido muchas horas de tu tiempo, mucha de tu energía; y la voz de auto-compasión empieza a susurrar a tu conciencia. 

Eso es el pantano. 

Es parecido a que tu mente y corazón sean engañados por un vendedor desaliñado (porno). Esto los engaña para que hagan repetidamente, algo que el alma no quiere. Y cuanto más son  …, más fácil que caigan en el mismo truco una y otra vez.

La consciencia es como el asistente ejecutivo del alma. En vez de consultar con la conciencia, cuando son engañados, la mente y el corazón hacen cualquier cosa que puedan para justificar su error, hasta el último momento. 

El pantano es cuando el alma, finalmente descubre lo que el el corazón y la mente han hecho, y es muy perturbador.

Esta es la razón por la que durante el camino de la recuperación, es nuestro trabajo, primero consultar con nuestra conciencia, cuando la tentación, está tocando en nuestra puerta. La conciencia puede que esté en un estado debilitado, debido a la gran cantidad de veces que ha sido prisionera de la mente y el corazón, pedo puede fortalecerse de nuevo, si es alimentada con amor y atención.

Cuánto más consultes con tu conciencia, en situaciones difíciles, más te guiará a dónde tú realmente quieres ir, hacia tu destino. 

Deja tu conciencia ser el jefe y tú siempre terminarás en un buen lugar. Alimentala bien, y constantemente.

Related Articles

Responses