No te rindas! El Camino Honesto de Josh para Ganar Integridad Sexual

Esta es la historia de Josh, un joven valiente que entendió, que tener integridad no significa ser perfecto  


Hola a todos! Esta es la historia de mi lucha contra la pornografía y es una historia difícil de compartir para mí. Mi problema con el porno no comenzó exactamente con el porno en sí mismo. Esta historia es para mostrar que la lucha contra el pecado sexual no es un problema que pasa solo entre uno que es adolescente a la adultez, impacta en niños también. 

Cuando tenía 5 años, crecí siendo bastante cercano a otra niña de la iglesia. Cuando éramos niños solíamos jugar mucho juntos y esos días de juego muchas veces terminaban con nosotros besándonos. Como niño, no veía que había de malo con eso, y todavía me sorprende que eso era algo que disfrutábamos hacer, desde que éramos tan niños. Quiero decir, usualmente, ¿no se supone que los niños ven a las niñas de manera asquerosa a esa edad? Este hábito continuó hasta que teníamos 8 o 10 años. Nuestros padres nos educaron sobre el Principio Divino desde una edad temprana, así que llegamos a un punto donde nos dimos cuenta que eso era algo que no se suponía que teníamos que hacer. 

Después de para nuestras sesiones de besos con mi amiga de la infancia, algo más vino y tomó su lugar. Cuando tenía 10, estaba en la casa de mi mejor amigo y él me contó como había encontrado una revista asquerosa en el cuarto de su padre, así que la rasgó y la tiró detrás de su televisor. Yo estaba curioso de lo que él encontró, así que cuando se fue del cuarto busqué lo que había rasgado y encontré una revista pornográfica. Esta fue la primera vez que me dí cuenta de lo que el porno era, y así surgió un gran demonio que comenzó a gobernar mi vida. 

Comencé mirando videos en YouTube, donde buscaría más y más contenido sexual. El problema escaló mucho cuando mi madre se fue a Italia y al estar en casa solo, tenía más tiempo para ver más y más cosas en YouTube. Esto fue lo más lejos que llegué mientras vivía en en los Estados Unidos, ya que teníamos la computadora siempre en el living de la casa. Cuando nos mudamos a Canadá, hubo mucho estrés en nuestras vidas, en el primer año que estábamos aquí. Esto me impactó al nivel mental, como también al nivel físico. Además conseguí una laptop cuando nos mudamos a Canadá. Yo tenía 12 años y ahora tenía una computadora privada que nadie más podía tocar. Comencé a mirar pornografía mucho más. Esto progresivamente se hizo más y más profundo y empeoró a medida que me hice mayor, y quería más y más. En algún punto, descubrí la masturbación a través de mirar porno y la cosa se hizo mucho peor. Comencé a ver porno muchas veces al día y a masturbarme en la mayoría de esas ocasiones. Siempre supe que era un hábito terrible, pero llegué a un punto donde lo acepté como parte de mi vida, porque no podía ver ninguna manera de salir de ella. No creía que había una manera de salir de eso, y pensé que yo era la única persona que tenía este tipo de problemas. Las cosas que pasaron en mi temprana infancia me hizo creer que nadie podía ser tan malo como yo. Pero eventualmente, hubo un momento donde mi vida cambió.

Cuando tenía 15, se suponía que iba ir un evento en una iglesia cristiana local, pero estaba creando un gran escándalo porque no quería ir, lo que me causó tener una gran pelea con mi madre. Cuando llegamos a casa, no pude parar de llorar y eventualmente, algo me hizo confesar mi problema a mis padres. No fue un shock muy grande para mi mamá, ya que basado en mi comportamiento ella ya sospechaba que yo estaba ocultando algún problema de este estilo. Esto fue algo bueno, porque mis padres no me juzgaron por mi problema, por el contrario me trataron de ayudar a salir de eso. Desde ese momento tuve tiempos de lucha y otros donde me dejaba llevar con este problema. Pasaba por períodos de meses estando libre de porno, a pasar a periodos donde miraba porno cada día por un par de semanas. Esta batalla continúa hasta ahora y a los 20, todavía lucho cada día para tratar de sacar este problema de mi. 

El seminario Top Gun en 2017 realmente me ayudó en mi búsqueda de resolver esta adicción, ya que dedicaron unos días para hablar de este problema y ayudarnos a entender que no estamos solos. En ese seminario, finalmente fui capaz de contarle a mi hermana y amigos sobre mi lucha. He tratado de crear un grupo de apoyo alrededor mío y puedo decir que definitivamente me ha ayudado a calmar mucho este problema, pero todavía extremadamente prevalece en mi vida. 

Ahora lidero un grupo de apoyo a través de High Noon y estoy tratando de apoyar a mi grupo, con cualquier problema que tengan. Puedo ser la figura para ellos que yo siempre necesité y eso es inspirador de hacer. Esta inspiración me llevó recientemente a dar un pequeño seminario sobre los efectos de la pornografía, el cual fue la primera vez que hablé en público sobre este tema.

Sé que este ha sido un problema que ha causado un gran dolor en mi vida, pero también sé que mientras siga peleando, siempre va haber esperanza de escapar de esta adicción. Este grupo es ahora mi foco y con entusiasmo creo que puedo tomar este problema por la garganta, durante los próximos meses, mientras sigo este curso. Quiero resolver este problema para mostrarle a otros que no importa que tan difícil pueda ser o que problemas haya causado esto en tu vida, hay siempre una salida. 

Tengo mucho que agradecer a cada persona que está aquí tratando de superar esta lucha, al igual que yo. Es inspirador escuchar la historia que cada uno tiene y de sus luchas por recuperar la pureza. Me hace querer seguir andando y no importa cuantas decaídas tenga, no me puedo rendir! Esto puede ser un camino amargo de pasar, pero juntos podemos ganar!

31 de Enero de 2019

Related Articles

Responses